La leyenda del busgosu

La leyenda del busgosu

 El defensor del bosque

 
La mitología asturiana comprende una valiosa diversidad de seres mágicos, leyendas y misterios. Desde las enigmáticas xanas, los traviesos diañus o la tétrica huestia (también conocida como Santa Compaña), esta región nos brinda un compendio rico en historias y tradiciones que merece la pena ser estudiado. 
 
Señalemos que dentro de la mitología asturiana existen rasgos o influencias traídas desde Grecia, o características similares a la mitología celta. “Y conviene destacar el evidente parentesco de las principales figuras míticas asturianas con un primitivo culto animista a la naturaleza (cielo, agua, bosque, montaña, etc.)”(BARAGAÑO, 1985).
 

                                                Dibujo de Roberto Suárez 

 
 
En esta primera entrega, queremos hablaros de un genio de la naturaleza, según lo describe Baragaño. El guardián de bosques, de la flora y la fauna que en ellos conviven. Aunque existe un cierto debate en el cual se pone en duda la existencia de este guardián, no deja de maravillarnos su carácter dual, el cual explicaremos más adelante. 
 
 
Comencemos diciendo que el Busgosu ha sido descrito como una criatura de figura semi-humana, con patas de carnero y un torso, brazos y rostro humanos, sin olvidar los grandes cuernos y espesa cabellera. Descripción que recuerda a los faunos o incluso a los sátiros, famosos en la mitología greco-latina.  
 
Sátiro

 

La personalidad del Busgosu es, como ya mencionamos, dual. Por una lado se muestra bondadoso, y vela por aquellos que recorren los caminos de los bosques. Comúnmente, y de acuerdo con la tradición oral, ayuda a los pastores y sus rebaños, así como a los viajeros perdidos, mostrándoles el camino de regreso. 
 
Sin embargo, no duda en mostrar su lado más terrible a todos los que osen dañar hasta el más pequeño ser de su entorno natural. Las leyendas cuentan que, ante todo mortal que signifique una amenza, el Busgosu los llevará a una muerte lenta, fruto del beso que les provocará la tisis y terribles malestares. O incluso, conducirá a sus víctimas hacia barrancos, con el fin de provocar una muerte rápida.
 
No obstante, conviene que hagamos mención de los apetitos sexuales del busgosu. Y es que dicho ser tiene una especial predilección por atacar a mujeres hermosas en la profundidad del bosque. Según nos cuenta ÁLVAREZ PEÑA, el busgosu rapta a las mujeres y las viola, produciéndoles todo tipo de enfermedades de transmisión sexual. su beso causa la tisis, demacrando a sus víctimas y llevándolas a una cruel y lenta muerte. 
 
En Cantabria también se cree en este ser, aunque las leyendas difieren a las de Asturias. Aquí se trata de un ser que ayuda a los transeúntes que se pierden por los bosques.  

¿Queréis saber más? Nuestro libro a la venta en este blog

 
FUENTES:
 
BARAGAÑO, Ramón.  La mitología popular asturiana 
ÁLVAREZ PEÑA ,M  Mitología asturiana ed Picu urriellu , 2001, pp 131
ÁLVAREZ PEÑA, M  El gran libro de la mitología asturiana ed trabe, 2001, pp 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!